Inspiración y rutina de escritura: consejos de María N. Mera

Mel
Mel Mel 9 Min Read
9 Min Read

¡Hola, romántic@s! ¿Cómo lo estáis llevando? ¡Espero que genial!  Hoy estoy súper emocionada porque… ¡estrenamos sección! He decidido llamarla “Tips para escritores romántic@s”, un pequeño rincón escrito por escritores del género con un montón de consejos para autores novatillos (y no tan novatillos). ¿Y sabéis qué? He tenido la suerte de inaugurar la sección con María N. Mera, que nos habla de inspiración y rutina de escritura.

Si habéis leído alguna de mis reseñas de sus libros, sabéis que lo que significa ella para mí: es una de las personas más bonitas que conozco y una de mis autoras preferidas. Así que… ¡espero que sus consejos sobre inspiración y rutina de escritura puedan ayudar a nuevos escritores del género! ¡Os dejo con sus maravillosas palabras!

Sobre inspiración y rutina de escritura, por María N. Mera

Antes de nada, me gustaría aclarar que no soy quién para dar consejos a nadie, sobre todo porque mi método de escritura es inexplicable y poco ortodoxo, y que tiene más que ver con la magia y lo sobrenatural que con la lógica y la disciplina.

¿Cómo llega la inspiración?

Es difícil de responder, pero creo que, aunque obviamente el cúmulo de la experiencia, la gente que te rodea, las historias que has escuchado te afectan sin darte cuenta, en mi caso creo que lo que mejor se me da es dejar volar la imaginación desbordante que tengo.

De hecho, con una de mis novelas, Las palabras de sus ojos, quería escribir una historia totalmente diferente inspirada en la historia de mis tatarabuelos. Después de recopilar un montón de información sobre la Banca de la familia, sobre la historia de amor de mis ancestros, no fui capaz de escribir ni una línea. De verdad que lo intenté, pero el resultado fue; nada.

Y en el momento en que me desligué de todos esos datos reales, comenzó a fluir una novela con dos historias, una en el presente y otra en el pasado unidas por muchos misterios por resolver, convirtiéndose en mi novela “más” de misterio de las que he escrito (tranquilas…, también tiene amor).

En definitiva, mi inspiración viene cuando dejo fluir de forma libre y sin tapujos mi imaginación. Nunca podría escribir sobre una cosa concreta porque alguien (¿una editorial?) me lo pidiera. Mi forma de escribir no funciona así. Ni por todo el oro del mundo.

Hay algo más que me inspira y os lo había ocultado. Los sueños. Sin ir más lejos el inicio de la saga que más le gusta a Mel Elices (+qav, Más q. un amor de verano) comenzó con un sueño que tuve sobre la loca fiesta de Patricia (cuando lo leáis lo entenderéis).

¿Cómo comienza a surgir en mi cabeza una historia?

De pronto, pero queriendo. Sino quiero escribir, paro ese flujo por completo.

Si quiero escribir, lo dejo libre, y es entonces cuando surge la primera escena de una posible novela.

No os voy a engañar…, he tenido un episodio muy largo (un año) en el que he sido incapaz de crear nada (resultado: dos novelas comenzadas estancadas), pero ese es otro tema y además, cuando comprendes que tiene que ver con tu vida personal, no puedes hacer nada al respecto.

Volvamos a esa primera escena de una película (así lo visualizo) que me ha venido a la cabeza, como con la novela que estoy terminando de escribir, Las vidas de Ada. Ha surgido la protagonista, una chica huérfana de veintidós años que se va a queda en la calle irremediablemente (sus padres murieron hace un año y después de vender todo lo que ha podido, ya no le queda nada más que vender), pero tiene una única oportunidad; una entrevista para hacer de niñera de dos niños pequeños para un rico y joven empresario.

Ese es el comienzo, ¿y cómo surge lo demás? Pues no lo sé. Va surgiendo, día a día, en cada momento tranquilo que tengo para imaginarme la siguiente escena (diálogos incluidos) hasta que tengo la oportunidad de sentarme a escribirla (trabajo más de ocho horas al día en algo totalmente distinto, tengo tres hijos adolescentes y un marido, así que tengo pocas oportunidades). Obviamente hay partes del diálogo que he visionado que se han esfumado, pero la idea general sigue ahí.

Así voy avanzando y avanzando. No suelo saber lo que va a pasar en la mitad de la historia, mucho menos en el final. Si he creado misterios sin resolver, tened por seguro que no sé cómo diablos voy a resolverlos, si he matado a alguien (por ejemplo, en El nombre de los caballos maté a dos personas) no tengo ni la más remota idea de quién es el asesino, si he hecho aparecer de pronto a un personaje de la nada (como en la saga Ojos de gata, creo que en la tercera entrega), fijo que no sé dónde ha estado hasta ese momento.

Así funciona mi cabeza y os aseguro que es un problema, porque estructurar una novela desde el principio debe ser maravilloso cuando luego te sientas a corregirla. Cuando YO me siento a corregirla debo tener mucho cuidado con los tiempos (ay, los tiempos, menudos líos me hago), con que cuadren los misterios, con consultar con los expertos (ahora sí tengo que hacerlo) para que me aseguren que lo que me he inventado se acerca a la realidad (a veces incluso consulto con ellos antes). Y mejor no le preguntéis a mi correctora lo bien que se lo pasa corriendo mis novelas.

Rutina de escritura

Algunos consejos:

  • Disfrutad del proceso de escritura.
  • Esto consejo no es mío. Lo escuché en una ponencia de “Romántica” de Antonia J. Corrales: si os estáis durmiendo mientras escribís una escena, tened en cuenta que el lector estar en coma. No dudéis en borrar la escena y empezar de nuevo.

Os resumo el flujo que sigo una vez terminada la novela:

  1. Inscribir vuestra obra en la propiedad intelectual de vuestra ciudad.
  2. Buscad entre tres y cinco lectores 0. ¿Qué es un lector 0? Alguien conocido que os va a hacer una crítica constructiva (puede ser un amigo, un familiar, tu jefe, tu compañero de trabajo…) Y que no sean solo mujeres, los hombres son muy buenos críticos
  3. Cuando tengáis respuestas del 90% de vuestros lectores 0, haced otra revisión de la obra teniendo en cuenta lo que os “haya llegado” de sus críticas.
  4. Ya estáis listas para enviar vuestra obra a un corrector de estilo. Este punto es básico. Cuatro ojos ven mejor que dos y algunos correctores se comportan como si fueran editores y os ayudarán a mejorar.
  5. Contad con blogueras como Mel Elices de missromántica.com para leer vuestra novela. Os sube la moral y además os ayudarán a promocionarla.

¡Buena suerte!

M.N.Mera

¿Ha quedado claro ya lo encantadora y humilde que es María? ¿Cómo no voy a decirle que es una escritora fantástica y que me han encantado sus novelas? ¿Qué os han parecido sus consejos sobre inspiración y rutina de escritura? ¡Espero que os resulten de utilidad!

Os dejo la página de autora de María N. Mera en Amazon para que podáis cotillear todas sus novelas en la plataforma. ¡Os aseguro que merecen muchísimo la pena!

Share This Article
By Mel
Follow:
¡Hola, me llamo Mel! Apasionada de las novelas y las películas románticas, los K-dramas, los animes y los manga.
1 Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies