[RESEÑA] Te quiero, imbécil: ¿muy previsible y sosa?

Mel
Mel Mel 13 Views 5 Min Read
5 Min Read

¡Muy buenas, romántic@s! Ayer vimos Te quiero, imbécil, una comedia romántica española protagonizada por Quim Gutiérrez y Natalia Tena y dirigida por Laura Mañá que podéis ver en Netflix. ¿Os animáis a seguir leyendo mi opinión personal de la peli?

Sinopsis

A Marcos (Quim Gutiérrez) le ha dejado su novia justo cuando iba a pedirle matrimonio, le han echado del trabajo y vuelve a vivir con sus padres. Su vida se ha convertido de repente en un desastre, de los grandes. Con semejante panorama Marcos está decidido a reinventarse y triunfar, pero no tiene ni idea de por dónde empezar.

Por eso acude al lugar donde todo se encuentra: Internet. Mientras trata de aplicar los consejos de un youtuber, Marcos se cruzará con una antigua amiga del colegio, una nueva jefa, su ex-novia, unos colegas muy intensos y un montón de dudas existenciales…

Opinión Personal Te quiero, imbécil

Reconozco que no sabía nada de la película, nos fijamos en Te quiero, imbécil de refilón en el catálogo de Netflix y decidimos darle una oportunidad. Desgraciadamente, desde el principio me pareció muy previsible, demasiado sosa y llena de clichés (y os lo dice la chica que adora las películas de adolescentes bonitas con final feliz). Además, las mediocres interpretaciones de Quim Gutiérrez y Natalia Tena tampoco ayudan nada.

Daba la sensación de que Te quiero, imbécil iba a ser cuánto menos entretenida y buenrollista, pero con todo el dolor de mi corazón a mí me aburrió desde el minuto uno. Para que os hagáis una idea, Marcos (Quim Gutiérrez) quiere convertirse en un hombre moderno tras dejarle su novia de ocho años y perder el trabajo. Para ello, decide cambiar de look, ponerse en forma y seguir los vídeos de un gurú de la autoayuda.

Antes de lanzarse a ser un hombre completamente nuevo, aparece en su vida Raquel, una antigua amiga del instituto auténtica, natural y que no tiene miedo a ser ella misma en cada momento. Como os llegaréis a imaginar, ella estuvo colada por Marcos en el instituto y cuando le ve de nuevo se remueven los sentimientos. Sin embargo, la vida de él está patas arriba y llena de confusión.

Sorpresa: demasiados clichés hasta para mí (que soy la reina de los clichés)

Como os comentaba antes, Te quiero, imbécil va de cliché en cliché. Desde el chico tímido, cariñoso y detallista hasta que le deja su novia de toda la vida y se convierte en un capullo, pasando por los mejores amigos del protagonista y la típica antigua amiga del instituto con la que pierdes el contacto y te reencuentras de forma inesperada.

¡Y estaría bien si la película fuese más divertida, dinámica y amena!

¿Qué decir de las interpretaciones? Pues que pasan sin pena ni gloria. Es más, la de Quim Gutiérrez me parece muy pesada en bastantes ocasiones. Cierto es que lo que he visto de este actor no me ha parecido excepcional, pero estaba convencida de que al menos me sacaría alguna sonrisa. Natalia Tena tampoco está muy afinada en Te quiero, imbécil, y de hecho, destacaría más su faceta de cantante.

En fin, está claro que he visto comedias románticas peores, pero me esperaba mucho más de esta película. De todas formas, como os digo siempre, podéis verla y opinar. Quizás a vosotros sí que os guste Te quiero, imbécil y tras verla acabéis con una sonrisa en la cara. ¡Ya me contaréis si os animáis a ver una de las comedias más vistas (aunque para mí haya sido una decepción total) de Netflix!

¡Aquí podéis ver el tráiler!

TAGGED:
Share This Article
By Mel
Follow:
¡Hola, me llamo Mel! Apasionada de las novelas y las películas románticas, los K-dramas, los animes y los manga.
5 Comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies